📈 ¿Qué es invertir?

Significa poner nuestro dinero a trabajar por nosotros. La inversión consiste en separar una parte de nuestro dinero para metas futuras; renunciar a consumir hoy, para obtener un beneficio mañana.

🙋‍♀️ ¿Invertir es para mí?

Para invertir primero hay que ahorrar, y para poder ahorrar, es necesario no tener deudas. La inversión es el último paso y un gran componente de nuestra Salud Financiera. Requiere mantener un hábito de ahorro y saber identificar cuándo un gasto es innecesario, por lo que te enseña a ser responsable y a tomar mejores decisiones financieras.

Una de ellas es la importancia de tener un colchón de ahorros, y de saber que el dinero que inviertes no lo necesitarás a corto-medio plazo.

💬¿Y por qué invertir y no simplemente ahorrar?

Muy simple, la inversión nos permite conservar el poder adquisitivo de nuestro dinero y además incrementarlo considerablemente en el largo plazo.

  1. El dinero pierde valor todos los días: Todos los años los precios de las cosas más básicas que compramos suben, el pan, la leche o una entrada de cine. Lo que te cuesta una entrada de cine hoy, no cubrirá el precio de una entrada de cine el año que viene.

    Por ejemplo si tienes 10.000€ ahorrados y no los tocas en 10 años, y cada año hay una inflación del 2%, al cabo de esos 10 años, tus 10.000€ equivaldrán a 7.810€ actuales, es decir, habrás perdido 2.190€.

    Entonces, ¿cómo protegerse? Sencillo: incrementa tu patrimonio invirtiendo tus ahorros para generar una rentabilidad que cubra la inflación, e idealmente, esté por encima de ella.


  2. Al invertir, estamos generando rentabilidad, es decir, obtienes beneficios. Invertir nos da la posibilidad de no sólo mantener el valor de nuestro dinero (punto 1) sino además sacar rentabilidad del mismo y poder comprar dos, tres, cuatro entradas de cine en 10 años.


  3. Aprovecha el efecto “bola de nieve”, también conocido como beneficio del interés compuesto. ¿Cómo funciona? Cuando inviertes un capital inicial, la rentabilidad que obtienes se vuelve a invertir, lo que genera una rentabilidad mucho mayor, que a su vez se vuelve a invertir y así sucesivamente. Solo con el paso del tiempo ¡vas multiplicando tu dinero!

    • Si por ejemplo, invirtieras 1000€ con una rentabilidad del 5% anual, en un año esa inversión llegará a los 1050€ (se sumarían 50€ de rentabilidad).

    • Al segundo año, se vuelve a aplicar un 5% de rentabilidad, pero no sobre los 1000€ del principio, sino sobre los 1050€ que ya has generado, y ahora tendrías 1102,5€ (se sumarían 52,5€ de rentabilidad).

    • ¡Imagina multiplicar tu dinero así cada año! La rentabilidad del año 20 sería más del doble (126,34€ de rentabilidad sumada).


  4. ¡No esperes! Aquí el tiempo es tu aliado: mientras más tiempo mantengas tu dinero invertido, más grande crecerá esa “bola de nieve”.

    • Si al inicio de cada año inviertes 2.400€ (lo equivalente a ahorrar 200 € mensuales), con una rentabilidad del 5% anual, y empiezas a los 20 años, a la edad de jubilación que marca el Gobierno (65 años), tendrías acumulados más de 400.000€. En cambio, si empezaras a invertir a los 55 años en las mismas condiciones, conseguirías poco más de 30.000 €


✔️ Además de todas estas ventajas, el tipo de inversión que puedes realizar en Arbor no requiere conocimientos previos ni experiencia en inversión. Nuestro Roboadvisor se encarga de gestionar de manera eficaz tu capital, adaptado a tu perfil de riesgo, sin que tengas que preocuparte.

¿Encontró su respuesta?